Biberones anticólicos

Biberones anticólicos para gases, reflujo y cólicos

Ya sea por que piensa alimentar al bebé con biberón desde el nacimiento o para cambiar de la lactancia materna al biberón, no siempre es fácil orientarse en la amplia gama y elegir el biberón ideal.

Usar el biberón incorrecto no solo puede hacer que la alimentación sea más lenta y menos agradable, sino que también puede provocar problemas como cólicos, gases o reflujo.

¿Debería usar biberones anticólicos?

Cuando el bebé succiona el biberón se produce una presión negativa en el interior. Debido a ello, en algún momento el bebé para de succionar y deja pasar aire al interior que se mezcla con la leche y como consecuencia se forman las típicas burbujas. El sistema de válvulas de estos biberones hace que el aire fluya desde la tetina a través de un tubo hacia el fondo del biberón, impidiendo la formación de burbujas.

Si su bebé está inquieto después de las tomas y sufre de gases, puede valer la pena probar uno de estos biberones.

Un biberón adecuado puede marcar la diferencia cuando se trata de gases, cólicos y problemas de reflujo ácido.

¿Puedo usar biberones anticólicos desde el nacimiento?

Existen biberones aptos para recién nacidos desde el primer día. Es importante que la apertura de la tetina sea relativamente pequeña y que el alimento llegue a la boca y al estómago del bebé de forma lenta, controlada y, sobre todo, en la cantidad correcta.

Los biberones con sistema anticólicos garantizan que la ingestión de aire se reduzca mientras se alimenta y que el aire no pueda entrar en la barriga del bebé en primer lugar, sino que pase directamente a través de válvulas en el biberón.

El uso de estos biberones no significa que los cólicos se puedan evitar al 100%, ya que estos síntomas pueden tener muchas causas diferentes que no pueden atribuirse únicamente a un suministro excesivo de aire.

Un buen biberón puede ayudar a prevenir y aliviar los cólicos, el reflujo y los gases en su bebé. Los biberones antirreflujo y anticólicos pueden evitar que las burbujas de aire entren en el estómago de su pequeño y así minimizar la regurgitación.